Comentario del libro Soledad de mis pesares. Crónica de un despojo

(Publicado en la Revista Movimiento N° 3.  Primavera de 2007)

Estamos en presencia de un libro trascendente, porque trasciende el
orden vulgar de los trabajos escritos en orden a este tema. Trasciende no
solamente de aquellos que surgen de la colonización mental y pedagógica,
que, aunque en declinación nos han avergonzado, sino que trasciende el
nivel de los trabajos de aquellos que han hecho una discreta y hasta
correcta interpretación de la guerra de las Malvinas.
El autor delata una cultura universal y nacional en donde asienta sus
análisis; delata un manejo idiomático y literario nada común en los jóvenes
escritores contemporáneos de cualquier género, en el que alterna la cita
erudita con esa mordacidad a la que nos tiene acostumbrado el autor, quizá
refugio al que recurren los que truecan el dolor de una Patria invertebrada
con la causticidad de una réplica irónica.
En fin, estamos en presencia de un libro cuyo autor exhibe talento,
cultura y una generosa y actualizada información documentada,
ponderaciones que no siempre corren juntas.
Ahora bien, no es sólo un tema que se aborda sino varios que
sutilmente se hermanan, se permean, se capilarizan sinérgicamente. Sin
embargo. Se advierten tres ejes vertebrales: uno, el de las relaciones entre
la Argentina y Gran Bretaña desde el siglo XVII hasta el siglo XX; la
historia específica de las Malvinas y sus vicisitudes, eje central, y el
análisis de la globalización.
1
Jorge Oscar SuléEn el primero el autor recuerda que nuestro continente ha sido
asediado por la piratería inglesa con acuerdo o consentimiento de la corona
inglesa. Desfilan el famoso pirata Cavendish, los Drake, Hawking,
Mansfield, Morgan Raleigt y otros y, fundamentalmente, el intento de
mayor envergadura para la toma del Río de la Plata, piratería luso británica
derrotada frente a Colonia de Sacramento por el entonces gobernador don
Pedro de Cevallos.
Luego las dos invasiones inglesas de 1806 y 1807 y no como una
aventura inconsulta y alocada de Popham y Beresford sino como una
operación diseñada para tomar colonialmente estas regiones.
Eso de que Popham y Beresford procedieron sin autorización del
Almirantazgo, es considerado por Pepe Muñoz Azpiri como “una beatería
inventada por el Foreing Office para consumo elemental de las escuelas
del Reino Unido y de la República Argentina”. Así como hubo sectores de
la población americana y particularmente rioplatense que estaban
dispuestos a recibirlos y ponerse a su servicio, como lo señala el autor.
Recuérdese la liberación de Beresford y Pack que, prisioneros, iban
confinados a Catamarca y fueron liberados por Saturnino Rodríguez Peña y
Aniceto Padilla, llevándonos de regreso a sus buques invasores.
Y acá se ven perfectamente los tres factores que permanentemente se
enfrentan en la historia argentina: el factor externo que se proyecta sobre el
país no con fines filantrópicos, el pueblo que se defiende con lo que tiene,
eligiendo o apareciendo los jefes que en esa eventualidad luchan por la
Nación, y finalmente el tercer factor, sectores minoritarios pero poderosos
económica, social y culturalmente que juegan de espaldas al porvenir
argentino.
Luego de las invasiones inglesas de aquellos años de invierno, vino
la usurpación de las Malvinas en enero de 1833, precedida por la salvaje
incursión norteamericana de la Lexington. Para proseguir después con las
intervenciones colonialistas francobritánicas que produjeron la heroica
respuesta de la Vuelta de Obligado y Punta del Quebracho, y así suma y
sigue.
Pero la historia liberal primero y ahora la llamada “Progre nos siguen
trampeando y silencian o distorsionan la historia para encubrir sus
complicidades.
En los textos escolares de la actualidad, cuando se refieren a las
agresiones imperialistas del siglo XIX, la ocultan y en un solo capítulo con
2el nombre de “Conflictos de la época de Rosas” entre 1838 y 1840, aluden
indistintamente al “Pronunciamiento de Berón de Astrada”, a la “Campaña
del ejército libertador de Lavalle”, a “El levantamiento de los estancieros
del sur” y el de Maza, conjuntamente con la agresión imperialista de
Francia que también denominan conflicto, poniendo en un mismo nivel
valorativo todas éstas circunstancias históricas, cuando es advertible que el
factor determinante de estos hechos fue la guerra con Francia que alentó los
demás hechos históricos.
De esta manera, falsificando las valoraciones axiológicas de los
hechos se adultera la historia. De la misma manera en los manuales
actuales en uso en las escuelas, en el capítulo correspondiente, en vez de
denominar “Recuperación de las Malvinas”, encolumnan la explicación con
el título de “La guerra de las Malvinas” y luego agregan que dicha guerra
fue originada por un vaso más de Whisky tomado por Galtieri.
El liberalismo y ahora el “progresismo” nos han trampeado y nos
siguen trampeando.
El segundo eje, el central, en el que pivotean los demás es el de
Malvinas y su problemática: las tesis de sus descubrimientos y explicando
la verdadera. La fundamentación histórica, geográfica y política de nuestra
potestad. La información ecológica y antropológica. La nómina completa
de los gobernadores rioplatenses que se sucedieron a partir de 1767 hasta la
usurpación.
No olvida -gratitud de buen argentino- la osadía de aquel aviador
llamado Miguel Fitz Gerald, que, en 1964 son un rústico avión “Pipper”
aterrizó en Malvinas y desplegó la bandera argentina y dos años después el
corajudo gesto de los integrantes del “Operativo Cóndor” conducido por
Dardo Cabo y Giovenco a quienes el gobierno de Onganía en vez de
condecorarlos, los puso en la cárcel (9 meses algunos y tres años a Cabo.
Giovenco y Rodríguez).
Seguidamente el autor se anima a ir a las cloacas y abrir las esclusas
en donde sale el olor nauseabundo de la Desmalvinización democrática y
de las deposiciones descompuestas de Halperín Donghi, Palermo y Escudé.
Confieso que quien escribe este comentario no lo hubiera podido
hacer: La nausea no me lo hubiera permitido.
El tercer eje es la globalización, y siempre relacionado con el tema
central. No me resisto a la tentación de transcribirlo literalmente por la
3impecable precisión de sus conceptos. Al respecto dice nuestro autor: “La
globalización no es más que la mundialización del capitalismo y está
gobernada no por las culturas ilustradas de los países centrales, como
antaño, sino por la cultura de masas y la publicidad y presentan el
“american way of life” como su más acabado modelo. Hoy nos invaden con
basura, mercadería berreta, objetos fetichizados y dioses subalternos”. O
esta expresión antológica por su cruel verismo: “La Argentina vive una
lobotomía generalizada merced al estiércol que vomita cotidianamente la
dimensión mediática: el fútbol elevado a la categoría de patología
colectiva; la degradación del idioma, la totemización de deportistas,
seudoperiodistas y vendedores de panchos transfigurados en políticos o
empresarios, debates de oligofrénicos sobre las virtudes del onanismo, la
biografía de la corista de turno, las cualidades vocales del reciente
“bailantero”, etc, etc.”
Ante este patibulario pero no incierto escenario, nosotros sabemos
que los pueblos no se suicidan tan fácilmente; o reaccionan lentamente o
hacen tronar el escarmiento, como de alguna manera lo sugiere Muñoz
Azpiri en este excepcional trabajo de lectura obligatoria: “…como demostró
Malvinas, la historia genera imponderables, mantiene delicados equilibrios
y depara sorpresas.”
Y nosotros, por si fuera necesario, afirmamos que Malvinas serán
argentinas por la fuerza de la diplomacia o por la fuerza de algún nuevo
Exocet.

Jorge Oscar Sulé

Leave a Reply